sábado, 29 de noviembre de 2014

Ven y Estruchame. Capitulo 4



Me había levantado bastante temprano, había desayunado rápidamente y me había puesto a estudiar. Sí, un poco deprimente levantarse temprano para estudiar pero ese día tenia muchas cosas que hacer. Después de dos horas deje los libros de lado y fui a mi habitación, mis padres me habían dejado pintarla como yo quisiera, con una condición: nada de rojo. Así que escogí un azul claro y marrón para dibujar galletas por toda ella. Cuando empece a dibujarlas me acorde del día que fuimos a casa de Helado y la tarde que pasamos con Cake en el parque. Me pregunto que estará haciendo ella ahora...
~O~
El centro estaba precioso, todas las luces estaban encendidas y la mayoría de las tiendas tenían un ambiente navideño. Había quedado con Ron, Cola, Merengue y Pancake en el starbucks que había cerca de Puchero de Jerez. Estábamos en unos de los sofás del fondo.

- ¿Y cómo te va Cookie? He oído que te cambiaste de instituto.- dijo Merengue 

- Pues muy bien, las clases son geniales y mis compañeros son muy simpáticos - seguí hablando de lo ilusionada que estaba allí y noté como mientras hablaba Ron y Cola se miraban dándose a entender que no le interesaba lo que estaba contando. Las conocía muy bien, hacían lo mismo siempre que creían que estabas presumiendo demasiado o cuando no les importaba lo que les estas contando.
- Allí hay muy malas pintas, solo hay canis  -dijo Cola antes de dar un sorbo a su café. - dicen que todos los días va la policía.
- Pues yo todavía no he visto a la policía, no todo el mundo es cani como tu dices y aunque lo sean son mucho mas amable que fueron los de vuestro instituto. -estaba enfadada, a mi me habían tratado bien desde que llegué, mejor de lo que habían hecho ellas desde que las conozco.
Por desgracia no podía decirles eso a la cara porque no me atrevía pero creo y espero que se lo diera a entender con mi último comentario.
Merengue y Pancake cambiaron de tema rápidamente al ver el ambiente tan tenso que había. Aunque estuvimos hablando animadamente, ya no estaba cómoda con ellas y quería irme cuanto antes. Por suerte, Ron y Cola dijeron que se iban a Pepino de Hercules, seguramente a algún bar. Merengue, Pancake y sobre todo yo nos negamos a ir con ellas y nos quedamos charlando hasta que el padre de Merengue la llamó para que volviera a casa. Pancake se fue con ella al vivir las dos bastante cerca de la otra, así que me quede sola. Aproveché para sacar una foto del alumbrado de la avenida y me encaminé a la parada del autobús. La tarde había sido espantosa, en un principio no quería ir por que imaginaba que Ron y Cola seguían molestas conmigo por no haberles contado lo del instituto, ojala me hubiera quedado en casa. 
Subí al autobús, que por cierto iba casi vació. Supongo que es por que es el día de la Tostada que está así. Me senté al final y busqué mis cascos pero no los encontré. Empecé a preocuparme por si los había perdido pues cuando fui a Puchero jerez los llevaba, encima eran mis favoritos. Miré dentro del poncho por si se me habían enganchado pero a estas alturas se me habrían caído. Entonces recordé que fue mi padre quien me trajo y que había dejado los cascos en el salpicadero del coche porque habíamos puesto la radio. Resoplé, vaya día tan asqueroso.

Me entretuve mirando por la ventana del autobús, no tenia nada mejor que hacer. De repente, me acordé de una palabra que leí en la sinopsis de un libro. Bilogía. Sonaba muy parecida a ``biología´´ y pensé que quizás había leído mal la palabra pero no, la frase no tendría sentido entonces. Repetí la palabra varias veces en mi cabeza hasta que perdió sentido y entonces caí en que si trilogía eran tres libros, bilogía debían ser dos. Me di una ostia mental por no haberlo entendido antes, la respuesta era tan simple que parecía estúpido no entenderlo.
Seguía mirando por la ventana cuando el autobús llego a Plaza de Almendra y en la parada del autobús divisé a una chica leyendo, levantó la cabeza del libro cuando vio el autobús y la reconocí, era Cake. Me puse nerviosa y esperé que ella viniera al final del autobús. El autobús arrancó y no la vi, supuse que se había sentado delante pero no quería mirar hacia atrás. Entonces la vi sentarse en los asientos que había al lado. 
- ¡Cake! - salió de mi boca instintivamente y hasta entonces no me di cuenta de que realmente quería hablar con ella.
- Hola. - se incorporó y se sentó a mi lado.
-¿Que haces tu por aquí? - Dije para romper el hielo.
- Quedé con unos amigos. ¿Y tu?
- Igual...- y ojalá no lo hubiera hecho pensé.
- ¿Por qué?
- ¿Por qué qué?
- Estas maquillada. - Mierda, se ha dado cuenta.
- Si. - Dije sonriendo forzosamente.
- Estas triste. - la verdad no era eso lo que sentía, más bien era frustración.
- No, no mucho la verdad, podría estar peor.
- Puedes contármelo. 
- No es necesario, solo que esta no soy yo. - Dije señalando toda mi cara maquillada. - Y me has visto así y...
- y...
- Ahora pensaras que soy una pija... - sonaba estúpido pero no quería que se pensara que siempre iba así o algo por el estilo.
- ¿Una pija? Si solo estas un poco maquillada. - Sonreí y ella también lo hizo. Entonces me enseñó la lista de libros que había recopilado en el Fnapolitana, había alguno que me había leído yo y la inmensa mayoría que también quería leerme. Me hablo de los amigos con los que había quedado y me contó alguna que otra cosa que le había pasado hoy. Al final las dos nos encontramos riéndonos sin parar. Al final, el camino se me hizo muy corto. La siguiente parada era la mía, así que pulse el botón y Cake se levanto para dejarme salir.
- Adiós. - dijo y entonces me deje llevar por mis impulsos y empujé su hombro haciendo que se inclinara, le di un beso en la mejilla y entonces, las puertas se abrieron y salí casi corriendo del autobús, sentía como mis mejillas ardían, no sabía de donde había sacado las fuerzas para atreverme a darle un beso.
¿Cómo fue para Cake? ~~>Ven y Engordame


lunes, 17 de noviembre de 2014

Ven y Estruchame. Capitulo 3


Hacía bastante frío, no tanto como en la calle pero el suficiente para que los calentadores de clase no cumplieran con su función. Era la última hora, ciencias para el mundo contemporáneo, mi asignatura favorita. ¿Me gustaban las ciencias? Para nada, pero el profesor daba 15 minutos de clase (los cuales nadie escuchaba) y luego nos dejaba hacer lo que quisiéramos. La mayoría se ponía a hablar o a escuchar musica y algunos se ponían a jugar a las cartas y a hacer el cafre.
Como Flan había faltado aproveché para ir y sentarme al lado de Helado de Vainilla cuando el profesor acabó de explicar lo que fuera que estuviera explicando.
- Oye, Cookie ¿Tú sabias hacer dulces, no? - me preguntó Piruleta.
- mmmm...bueno, solo algunos ¿Por qué?
-Veras - habló esta vez Helado- quiero hacer galletas para Flan pero no tengo ni idea de como hacerlas...¿Podrías quedar hoy?
-Bueno...Podrías envolverme a mí pero no creo que eso le haga gracia a Flan - las cuatro reímos ante mi comentario y acordamos una hora para quedar esta tarde.- a propósito, ¿Qué tipo de galletas quieres hacer?
- Las que tienen pepitas de chocolate
En realidad, solo había hecho galletas una sola vez y no tenía ni idea de darles forma. Espero que estas no tengan tan mal aspecto.
Ya de paso, podría hacer unas cuantas para Cake ¡Espera! ¿He pensado yo eso? ¿Por qué he pensado en ella cuando hemos hablado de galletas? ¿Será porque tiene nombre de pastel?
~O~
Estaba algo perdida por la calle. Vivía en el barrio desde hacia años pero no había salido ni una sola vez por allí, tampoco me acuerdo de la dirección de Helado así que tendré que deambular un poco por la zona. Por suerte, un poco después aparecieron Piru y McFlurry y me llevaron a casa de Helado. Mis salvadoras.
Entonces Helado nos recibió ya lista para hacer las galletas. Había sacado todo lo necesario y lo había colocado en la encimera de la cocina. Las cuatro nos quedamos mirándolos.
- Cookie, se supone que la que sabe hacer galletas eres tú.
-Tu lo has dicho Mcflurry, se supone.- respondí. Después de lo que creo que fue media hora habíamos mezclado todo a la perfección y habíamos echado las virutas de chocolate. Ahora tocaba la parte difícil. 
Nos lavamos las manos y nos las secamos bien y cada una cogimos una pequeña cantidad de masa e intentamos darle forma.
- Esto es asqueroso...
- Ni siquiera consigo hacer una bola con esto- se quejaron Helado y Piru.
- mmm...quizás deberíamos intentarlo de otra manera.- soltamos la masa y volvimos a lavarnos las manos , la masa era tan pegajosa que nos costó quitarnos los restos.
Cojí dos cucharas, un poco de masa e hice un pequeño circulo en la bandeja del horno. Sonreí satisfecha al ver que el resultado no era tan penoso.
- ¡Ala! ¡Así es más fácil!
Como en una bandeja no cabían más de diez galletas tuvimos que hornear unas cuantas de bandejas más.
Después de dos horas mas las galletas estaban hechas, comimos algunas para asegurarnos de que no envenenaríamos a nadie y como esperaba, no sabían nada mal. Helado sacó unos tupperwares  y repartimos las galletas.
- Oye, Helado ¿Cake vivía  cerca tuya, no?
- En el bloque de en frente ¿Porqué?
- Quiero que pruebe las galletas. Podríamos llevárselas ahora. - dije abriendo la puerta de casa de Helado.
- Qué impaciente, Cookie ¿Tienes muchas ganas de verla, eh?- dijo McFlurry picaramente.
- B-bueno no e-es eso- dije sonrojandome, la verdad si que tenia ganas de volver a verla, no se por que lo he negado. Salí al pasillo y abrí la puerta del portal, bajé de un salto los escalones y escuché las galletas agitarse, así que supuse que alguna se abría roto. Entonces fue cuando vi a Cake parada ahí en medio  mirándome. Ninguna de las dos dijimos nada durante lo que me parecieron largos minutos hasta que yo me atreví a hablar.
- Hola, Cake - dije muy rápido, estaba un poco nerviosa. 
- Ho-o-o-la- dijo y después otro silencio incomodo. Al rato, salieron Piru, Helado y McFlurry.
- Hola - dijeron al unisono. 
- Ho-o-o-la- repitió. Al parecer no era la única que estaba nerviosa- ¿Qué lleváis ahí?
- Eeee... -miré mi fiambrera y me acordé- toma, para tu. - dije sonriendo.
- Eh. ¿Como?
- Íbamos a ir a tu casa ahora. - Dijo Piruleta acercándose a Cake para darle un abrazo. - Había aquí mucha curiosidad para saber donde vivías.
Bueno, curiosidad...- agaché la cabeza para que Cake no viera lo sonrojada que estaba, espero que no se haya dado cuenta 
- Bueno...Genial.
Volví a tenderle las galletas, ella las cogió y abrió el tupper. Desde donde estaba yo se olían las galletas. La miré y estaba  con los ojos cerrados y por alguna razón me entraron ganas de besarla...

Decidimos ir a un parque a comernos las galletas, de camino iba mirando las hojas del suelo pensando en la razón de porque quería besar a Cake y como no la encontraba me puse a contar las hojas verdes que se habían caído al suelo.

¿Cómo fue para Cake?~~> Ven y Engordame

sábado, 8 de noviembre de 2014

Capitulo 3 pospuesto.

Estimados lectores, debido a los exámenes de Dani (nuestro buen y fiel lector), problemas informáticos de mi ordenador y la escasez de imaginación hemos pospuesto el capitulo 3 para el viernes que viene.
Gracias por vuestra comprensión y disculpad nuestro retraso.